top of page
  • Adriana Alatorre

Cierra brechas de inclusión laboral Programa de Mujeres Conductoras de Jalisco

Una política pública en el transporte público con enfoque de género abre

oportunidades para atender el déficit de personas conductoras en el sector,

permite la inclusión laboral de las mujeres y genera beneficios para las empresas

operadoras de este servicio, revela el estudio “Inclusión laboral femenina en el

transporte público. Estudio de caso del programa Mujeres Conductoras en Jalisco,

México”. 

 


El documento fue realizado por el Instituto de los Recursos Mundiales México

(WRI México, por sus siglas en inglés) como parte del trabajo de la Iniciativa TUMI

E-Bus Mission en el estado de Jalisco, y con apoyo de la GIZ (Gesellschaft für

internationale Zusammenarbeit por sus siglas en alemán) y financiamiento del

Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ).

 

“El programa es una política pública de transporte con enfoque de género que ha

garantizado el acceso y la participación de las mujeres en un sector productivo

altamente masculinizado, y ha logrado romper estereotipos de género y cerrar las

brechas de desigualdad económica que enfrentan las mujeres […] también

representa una oportunidad para atender el déficit de personas conductoras que

enfrenta el sector a nivel mundial", explicó Gabriela de la Torre Ríos, Gerente de la

Iniciativa TUMI E-Bus Mission para México y Colombia.  

 

El estudio señala que el programa Mujeres Conductoras en Jalisco ha tenido un

impacto positivo en la calidad de vida y autonomía económica de las mujeres

conductoras - en su mayoría jefas de hogar - que ahora cuentan con mejores

ingresos gracias a que tienen un empleo formal con prestaciones, lo que garantiza

estabilidad económica para sus familias. Además, identifica que las mujeres tienen

una autopercepción de crecimiento personal, en la que se reconocen capaces de

enfrentar retos y superarlos, y se sienten orgullosas de ser pioneras por atreverse

a incursionar en un sector dominado por hombres.  

 


De acuerdo con Gabriela de la Torre, trazar las diferencias y similitudes que hay

en la percepción de hombres y mujeres que desempeñan la misma actividad

ayuda a crear políticas públicas integrales que contribuyan a romper los

estereotipos de género para el acceso y permanencia de las mujeres en el

mercado laboral, y con ello se reduce la segregación ocupacional entre géneros. 

 

“Con el estudio identificamos que visibilizar la inserción de mujeres en labores que

socialmente han sido consideradas como masculinas ha modificado la percepción

que niñas y mujeres tienen sobre las opciones laborales a las que pueden


acceder, ya que ahora ven factible desempeñar actividades que pensaban sólo

podían ser realizadas por hombres”, señaló Gabriela de la Torre Ríos.  

 

La especialista en Política Pública y Economía para WRI México Joselyn Delgado

Miranda añadió que el estudio de caso evidenció que la contratación de mujeres

en labores de conducción tuvo efectos positivos en la operación diaria, pues son

un grupo que prácticamente no renuncia a sus puestos de trabajo, mientras que la

rotación en conductores oscila entre el 10% y el 20%. En la asistencia también

resaltaron diferencias, ya que, de acuerdo con las empresas operadoras, los lunes

y días festivos, los hombres registran hasta un 25% de ausentismo, situación que

afecta la operatividad y economía de las empresas, mientras que las mujeres

conductoras prácticamente no faltan a sus labores en esos días.   

 

“El programa ha tenido un impacto transversal también en las condiciones

laborales de los conductores, ya que la formalización y profesionalización de las

labores de conducción ha evidenciado la necesidad de mejorar la gestión de los

horarios laborales de los y las conductoras, con el propósito de conciliar la vida

laboral con las tareas de cuidado y crear escenarios que fomenten la

corresponsabilidad de los hombres en estas actividades", afirmó Joselyn

Delgado.  

 

Agregó que es importante diseñar políticas transversales no sólo desde un

enfoque de género, sino también con una perspectiva de inclusión social para

abordar otra serie de desigualdades que viven otras poblaciones. 

 

“Los hombres conductores bajo el esquema ‘hombre-camión’ han sido un sector

que históricamente trabaja en condiciones precarizadas, que enfrenta no sólo

retos en su desarrollo profesional, sino también en su calidad de vida al trabajar

largas jornadas que no contemplan ni horarios de comida, además de la falta de

infraestructura, como el acceso a baños, entre otras”.

5 visualizaciones0 comentarios

Komentarze


bottom of page