top of page
  • Yusely Valenzuela Gutiérrez

Estados Unidos: una gran oportunidad para los productores de alimentos de América Latina

Los hispanos son ya el grupo minoritario más grande. Además, los productos latinos se están

ganando la preferencia del público en general. De acuerdo con Andrés Felipe González, PCQI y experto en promoción de alimentos, este es el mejor momento para exportar.


La población de origen latinoamericano en Estados Unidos ya representa más del 19%

del total, convirtiéndose en el grupo minoritario más grande del país. Esto representa una

gran oportunidad para que los productores de alimentos de América Latina comercialicen

sus productos en el mercado norteamericano.



Si bien la población hispana se encuentra dispersa por toda la Unión Americana, su

grueso está localizado en las costas. Sin embargo, una empresa que busque traer sus

productos a este mercado deberá tomar en cuenta los orígenes nacionales predominantes

en cada zona.




Por ejemplo, en la Costa Este, la mayoría de los hispanos son originarios de países del

Caribe, como Puerto Rico o Cuba, o de Sudamérica, en el caso de los venezolanos,

colombianos o argentinos. Por otro lado, la Costa Oeste tiene población hispana

predominantemente mexicana y centroamericana.


Más allá de las compras de “nostalgia” por parte de la comunidad hispana, ya hay muchos

productos latinos que se han sabido ganar un lugar entre la población en general de cada

región, como las tortillas, las salsas picantes, las arepas, las empanadas, entre otros.

“Este paso de lo étnico hacia lo ‘mainstream’ es una de las apuestas más complejas y

necesarias para consolidar las operaciones de exportación en un mercado tan dinámico

como Estados Unidos y, además, una prueba inequívoca de que Latinoamérica tiene

cómo competir con productos de calidad y alto valor agregado, que lleven nuestros

elementos culturales, de los que nos sentimos tan orgullosos, a nuevas conquistas”,

comenta Andrés Felipe González, experto en promoción de alimentos.


Para exportar a los Estados Unidos, además de los trámites en el país de origen, un

productor latinoamericano deberá registrarse y familiarizarse con las regulaciones de la

Administración de Alimentos y Medicinas (FDA), la autoridad en materia sanitaria en

Estados Unidos. También deberá designar un agente que sirva de enlace entre la

empresa y las dependencias de gobierno para asegurar que la papelería esté siempre en

orden.


Otro punto importante es cumplir con los protocolos de inocuidad, empaque y etiquetado,

además de agregar una descripción rápida y comprobable, a través de certificaciones, de

los beneficios de su consumo, en especial en alimentos con los que el público no esté

familiarizado.


Y es que uno de los retos principales a los que se enfrentan en Estados Unidos las

empresas de alimentos latinoamericanos es posicionar productos que quizá en sus países

de origen son muy populares o fáciles de conseguir, pero resultan exóticos, o difíciles de

importar en su estado natural, debido a regulaciones del mercado norteamericano.


“El reto está en cómo podríamos lograr una mejor conquista de mercado, ¿tal vez en la

presentación?, ¿en el tipo de empaque?, ¿en una etiqueta diferenciada?, ¿en una

reformulación de los ingredientes? El camino correcto puede estar en cada una de estas

preguntas, o tal vez solo algunas; lo cierto es que actualmente nos encontramos ante una

oportunidad de grandes proporciones”, agrega González.



De hecho, una buena estrategia de entrada es a través de cadenas de retail locales o

regionales, que suelen tener requisitos menos estrictos que los gigantes nacionales. Estas

suelen estar focalizadas en comunidades con alta presencia de minorías, entre ellas la

hispana. Así, el producto puede encontrar un público seguro, para de ahí consolidarse y

dar el salto a tiendas más grandes y dirigidas a consumidores más exigentes.


Además, a la hora de trabajar con tiendas estadounidenses, es recomendable para cerrar

el negocio contar con facturación local, es decir, con una presencia legal en el país.

En resumen, el mercado de alimentos en Estados Unidos ofrece una gran oportunidad

para los productores de América Latina. Sin embargo, para tener éxito es esencial cumplir

con las regulaciones y estándares de calidad. Si bien hay muchos desafíos en el camino,

la posibilidad de llegar a nuevos consumidores y consolidar la presencia en un mercado

tan importante vale la pena el esfuerzo.


 Fuente: Yusely Valenzuela Gutiérrez

30 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page