top of page
  • INFO ABASTO

La mitad de las empresas requiere capacitar a su talento con nuevas habilidades

Por un lado, el reskilling busca capacitar a los colaboradores para desempeñar un puesto diferente dentro de la misma empresa, mientras que el upskilling se enfoca en la capacitación de nuevas

habilidades.


De hecho, la previsión de futuro es que para 2025, el 50% de los empleados necesitará adquirir nuevas habilidades para mantenerse vigente en un ecosistema cada vez más desafiante.


En los recientes años, tendencias como el reskilling y el upskilling definen un

nuevo panorama en el mercado laboral y la gestión de los colaboradores en

todo el mundo. De hecho, el Foro Económico Mundial (FEM) estima que para

2025 el 50% de todos los colaboradores a nivel global necesitará mejorar y/o

adquirir nuevas habilidades para mantenerse vigente en un ecosistema cada

vez más desafiante.



Sin embargo, es importante anotar que, si bien reskilling y upskilling son dos

términos relacionados con la formación y el desarrollo en las organizaciones,

la diferencia entre estos dos conceptos radica en el objetivo, ya que mientras

que el upskilling se enfoca en la capacitación de nuevas habilidades para

optimizar el rendimiento de los colaboradores, el reskilling busca capacitar

para que los éstos puedan desempeñar un puesto diferente dentro de la

misma empresa.

“De esta manera, tanto el reskilling como el upskilling son dos de las

tendencias que han marcado este año y que veremos cada vez más

presente. En este sentido, pueden ser dos potentes estrategias para fidelizar

al talento, con lo cual los departamentos de RRHH impulsan no sólo a


equipos más robustos que impactan en la productividad de la compañía, sino

que también fungen como herramientas para hacer frente a los principales

retos de hoy en día en el mercado laboral, como lo pueden ser la escasez y

la alta rotación de talento”, explica Haydeé Jaime, Marketing Communications

Specialist de Pandapé.

 

Reskilling y upskilling: necesidad imperante

 

Así, en un mundo empresarial en constante evolución, la inversión

en reskilling y upskilling se ha convertido en una necesidad imperante para

las organizaciones que buscan mantenerse competitivas. En un momento en

que la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso, las habilidades y

conocimientos actuales pueden volverse obsoletos en un abrir y cerrar de

ojos. Las empresas que no se adaptan, se arriesgan a quedarse atrás en la

carrera por la innovación y la eficiencia.

Por lo tanto, el reskilling y el upskilling se convierten en estrategias críticas

para mantener una fuerza laboral adaptable y ágil. De esta manera, invertir

en el desarrollo de las habilidades no sólo se traduce en que el talento siga

siendo competitivo en el futuro, sino que también coloca a la empresa como

una firma que valora genuinamente a las personas y su crecimiento

profesional; es decir, se genera un impacto significativo en la retención de

talento y la moral.

 

¿Cómo aplicar el reskilling y el upskilling?

 

Desde la gestión del talento humano, el reskilling y el upskilling se pueden

implementar con una serie de estrategias que parten desde optimizar la

comunicación interna, aplicar encuestas de desempeño, de las cuales se

puede extraer la información necesaria para realizar diagnósticos, conocer el

sentimiento, así como las habilidades presentes y anheladas de los

colaboradores.

Con estas evaluaciones, aunado a la data que ofrece el people analytics, la

toma de decisiones de una organización se torna mucho más informada. Con


ello, desde los departamentos de RRHH se determinan cuáles son las

habilidades y el tipo de capacitación que hay que implementar para hacer

efectiva la dupla de reskilling y upskilling.

“En conclusión, las empresas que invierten en el desarrollo continuo de su

talento no solo se benefician de una fuerza laboral más calificada y

adaptable, sino que también cultivan una cultura empresarial positiva y un

ambiente de trabajo donde los empleados se sienten empoderados y

comprometidos con el éxito a largo plazo de la organización”,

concluye Haydeé Jaime.

27 visualizaciones0 comentarios
bottom of page